config

En la tarde de este 15 de octubre, en la Casa Hermandad, se ha llevado a cabo la firma para la renovación por un año del contrato entre la Banda Municipal de Mairena y la Hermandad de Nervión, coincidiendo con el año de prórroga otorgado a esta actual junta de gobierno que encabeza José Cataluña. De esta manera, los sones de la banda mairenera se volverán a escuchar durante el próximo Miércoles Santo tras el paso de palio de Santa María de Consolación Madre de la Iglesia.

 

Cabe recordar que en cada Estación de Penitencia a la Santa Iglesia Catedral, el palio de Consolación es acompañado por dos formaciones musicales. A la ida la Banda de Música Ntra. Sra. de la Oliva de Salteras; mientras que en el regreso a Nervión por la Banda de Música Municipal de Mairena.

 

Como cada año, Santa María de Consolación Madre de la Iglesia presidirá el Rosario Público de la Hermandad de Nervión por las calles de la feligresía. En esta ocasión y coincidiendo con el Cincuentenario fundacional se celebrará el próximo domingo 13 de octubre y teniendo como punto central el Hospital de San Juan de Dios, lugar elegido este año para la visita oficial de nuestra Amantísima Titular.

Así, tras la Misa parroquial de las 9.00 horas, iremos en rezo del Santo Rosario hacia el sanatorio recorriendo el siguiente itinerario: Cristo de la Sed, Beatriz de Suabia, Alejandro Collantes, Goya, Eduardo Dato y Hospital San Juan de Dios. El acompañamiento musical correrá a cargo del coro de campanilleros de San José Obrero.

A las 12.00 horas celebraremos junto a los hermanos de la orden de San Juan de Dios la Santa misa en el patio delantero, estando presidida la Eucaristía por Santa María de Consolación Madre de la Iglesia. Acompañará musicalmente la Coral Polifónica Sacra Madre de la Iglesia.

A las 18.00 horas se iniciará el regreso a la Parroquia de la Concepción Inmaculada con el acompañamiento musical de la Banda Municipal de Mairena del Alcor. La dolorosa volverá a marchar sobre sus andas y recorrerá las siguientes calles: Hospital San Juan de Dios, Eduardo Dato, Marqués de Nervión, Alejandro Collantes, Madre María Teresa, Duque de Rivas, Doña Juana de Castilla, Alejandro Collantes, Padre Pedro Ayala, Cristo de la Sed y Parroquia.

 

 

 

50 razones para continuar sembrando semillas de fe en el barrio de Nervión... Así podríamos definir lo que ha supuesto para el seno de esta Hermandad la celebración del Cincuentenario fundacional con la salida extraordinaria del Santísimo Cristo de la Sed. Fue, sencillamente, una jornada imborrable y que pasará con letras de oro a los anales de nuestra historia.

Multitud de sevillanos y visitantes no quisieron faltar a esta cita en la que todos descubrieron no sólo la unción del crucificado del por siempre recordado Luis Álvarez Duarte, sino la ilusión, el empuje y el amor que emana de cada uno de los corazones de los más de 4.000 hermanos que conforman nuestra nómina. 

Fue también una oda hacia todos aquellos que ya no están y que dieron su vida el nacimiento y crecimiento de la Hermandad de Nervión. Por eso, cuando a las 19.17 horas el Santísimo Cristo de la Sed bajaba la rampa de la Parroquia de la Concepción Inmaculada sonó "Requiem" en las cornetas y tambores de la Banda de Nuestra Señora del Rosario de Cádiz, que entregó todo su espíritu para añadir un ingrediente tan importante como es la música en una celebración de esta envergadura (56 marchas interpretarían durante todo el recorrido).

No menos emociante fue cuando un Cristo de la Sed, sin corona ni potencias, pisaba el suelo santo del Hospital de San Juan de Dios para bendecir a todos los enfermos que allí aguardaban su presencia. Una alfombra de sal abría el pórtico a este trocito de cielo en la tierra de Nervión.

Y de allí a recorrer las calles de un barrio entregado, en pleno fervorín de emociones y con balcones y calles adornadas para esta extraordinaria ocasión. Así anduvo, siempre acompañado por la multitud, hasta llegar a uno de los puntos centrales del recorrido que rememoraba el de aquel último Viernes de Dolores de 1978. El Santísimo Cristo de la Sed regresó a la vieja cárcel provincial de Sevilla. Un momento que quedará guardado eternamente y que aprieta aún más si cabe los lazos de unión existentes entre nuestra cofradía y la dirección de prisiones.

Pero había que regresar a casa. Y qué mejor manera de hacerlo que recorriendo las calles más añejas de nuestro barrio, por delante de esas casas en las que viven tantos de nuestros hermanos y la zona en la que vertemos nuestra fe y experiencias cofrades bajo las paredes de nuestra casa hermandad. A las 01.45 horas, el Cristo de la Sed encaraba la rampa de los anhelos al son racheado de nuestros genuinos costaleros de Nervión que comanda el equipo de capataces de nuestro hermano Ricardo Almansa. Y para entrar... "Señor de Nervión", como muestra de cariño y eterno agradecimiento a todos aquellos que presenciaron este ya histórico 28 de septiembre y, por supuesto, a todos aquellos que con su ilusión, empuje y amor lo hicieron posible.

 

GALERÍA DE FOTOS

Tienda Virtual